lunes, 17 de abril de 2017

PERÓXIDO DE BENZOÍLO COMO TRATAMIENTO (TÓPICO) DEL ACNÉ

¿Qué es? ¿Cómo usarlo? ¿Cómo funciona? ¿Tiene algún efecto adverso? 

El peróxido de benzoílo (BPO) es un fármaco que recomendamos con frecuencia los dermatólogos para el tratamiento del acné. Se puede encontrar comercializado en cremas o geles a diferentes concentraciones.

El peróxido de benzoílo puede usarse tanto solo como en combinación con otros tratamientos. Con más frecuencia, se combina con retinoides tópicos, con los que tiene un efecto sinérgico muy positivo. También se puede hacer con antibióticos tópicos u orales: el BPO disminuye la posibilidad de resistencia a antibióticos, por lo que resulta recomendable añadirlo cuando se empleen antibióticos. 

El tratamiento con esta molécula puede emplearse durante meses si se precisa. Sobre cuál es la concentración más adecuada, es el dermatólogo quien ha de individualizar el tratamiento a cada paciente. Si bien un artículo de 1986 afirmaba que la concentración de 2,5% era la mejor al obtener efectos positivos con la menor irritación, estudios posteriores han observado que concentraciones mayores podrían añadir algunos efectos terapéuticos beneficiosos, como la capacidad de modificar los ácidos grasos libres presentes en la superficie cutánea, aunque es algo que se encuentra en discusión

Aplicada tópicamente, tiene efectos contra el acné a través de dos efectos: 

  • Comedolítico: “deshace” la queratina que obstruye las salidas de los poros y compone los comedones (puntos negros, puntos blancos o “espinillas”). 
  • Bactericida: Contribuye a la eliminación de las bacterias involucradas en el acné (entre las que destaca el Propionibacterium acnés). 
(* Un tercer efecto lo constituiría su capacidad de modificar los ácidos grasos libres presentes en la superficie cutánea, aunque -como se ha indicado- está actualmente en discusión si esto es relevante.) 

Cuando prescribo el peróxido de benzoílo a un paciente, indico las siguientes precauciones: 
  • Es frecuente que el BPO irrite la piel, sobre todo a concentraciones mayores y en las primeras aplicaciones. Por este motivo, se aconseja aplicar poca cantidad y comenzar aplicándolo solo dos noches en semana, e ir incrementando su aplicación de forma progresiva según tolerancia. 
  • Dado que tiene un efecto blanqueante, puede decolorar las sábanas o ropas que entren en contacto con el producto. 
  •  Como cualquier otro tratamiento tópico, puede aparecer una dermatitis alérgica de contacto. Esta es una situación infrecuente, que ha de sospecharse en casos en los que aparezca importante picor, rojez, descamación (o incluso vesículas o ampollas), que no mejoran a pesar de disminuir la cantidad y frecuencia de aplicación del producto, y obliga a dejar el tratamiento. 

 Puede encontrarse más información de este medicamento en la página web de la Organización Mundial de la Salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario