MI BEBÉ TIENE ACNÉ, ¿QUÉ HAGO? (I) - ACNÉ NEONATAL

Aunque los pediatras suelen reconocer con facilidad el cuadro común denominado acné neonatal, cuyas características definiremos en las siguientes líneas, hay ocasiones en las que los médicos especialistas en Dermatología recibimos consulta sobre ello. Adicionalmente, y en línea con el 7º punto del decálogo del acné no todo lo que parece acné es acné, por lo que puede hacerse necesaria la intervención del dermatólogo para descartar otros cuadros que requieran un abordaje diferente.

Cuando un bebé padece verdadero acné, este puede tener un aspecto similar al del acné vulgar del adolescente, con comedones (puntos negros y puntos blancos, ¡lesiones fundamentales para definir el acné!), pápulas (granos inflamados) y pústulas (granos inflamados con algo de contenido purulento), limitadas de forma casi exclusiva a la cara. 

Este cuadro llega a afectar a un 20% de los bebés, y se ve más entre los varones. Se puede presentar de dos formas: 

- Como acné neonatal: Se inicia en las dos primeras semanas de vida y desaparece en unos 3 meses. 
- Como acné del lactante, que se inicia más tarde, y cuyas características se abordarán en la siguiente entrada. 

¿Por qué se produce? 

El acné neonatal se debe a factores hormonales internos (por producción de hormonas por las glándulas del propio bebé) y externos (por paso de hormonas de la madre al niño durante el embarazo), que condiciona que las glándulas sebáceas puedan “madurar” transitoriamente, sin quedar en su estado de inmadurez de la edad infantil. Se cree que existe también una predisposición genética, pues suelen existir antecedentes familiares de acné. 
  
¿Con qué se puede confundir? 

El diagnóstico diferencial de este cuadro incluye los cuadros de erupciones acneiformes por la aplicación de sustancias muy grasas u oclusivas sobre la piel del bebé o por toma de determinados fármacos por la madre y, ante cuadros más prolongados o de intensidad anormalmente alta, se deben descartar problemas endocrinológicos por exceso de función de hormonas sexuales masculinas. 

¿Tiene tratamiento? 

Al ser la mayor parte del acné neonatal leve y con tendencia a autorresolverse, muchos pacientes no requieren tratamiento. No obstante, y sobre todo ante cuadros de mayor duración, se recomienda consultar con el médico para un adecuado abordaje diagnóstico y terapéutico. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿LA ISOTRETINOINA PRODUCE ALTERACIONES MENSTRUALES?